PAUTAS PARA RECONOCER A UN ALUMNO CON DISLEXIA

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje de la escritura y la lectura, una incapacidad para adquirir correctamente las  habilidades lecto-escritoras, es un problema estrictamente de aprendizaje que repercute en la adquisición de las habilidades básicas de la escolaridad y puede llegar a transformarse en un problema escolar grave. Si no se detecta a tiempo y no se trata adecuadamente, afectará al rendimiento del niño durante toda su vida escolar.

logo IE new sf

 

No se debe hablar de dislexia antes de los 7 años: los fallos en la escritura que se cometen antes de esa edad pueden formar parte de la evolución normal en la adquisición de la lecto-escritura. Un problema de dislexia normalmente es detectado en el colegio. Una vez diagnosticado, los padres no deben sentirse angustiados por el tema, sino apoyar y dar confianza a su hijo para que éste logre superar su déficit.

Cómo reconocer al niño disléxico

Profundizando en la detección de los niños con problemas de dislexia, de acuerdo con los criterios de la Asociación Británica de Dislexia y con otras fuentes, los signos que pueden tener (algunos d ellos, no necesariamente todos) los niños según la edad serían los siguientes:

Niños de Preescolar (Educación Infantil)

  • Historia Familiar de problemas disléxicos (padres, hermanos, otros familiares)
  • Retraso en aprender a hablar con claridad
  • Confusiones en la pronunciación de palabras que se asemejan por su fonética
  • Falta de habilidad para recordar el nombre de series de cosas, por ejemplo los colores
  • Confusión en el vocabulario que tiene que ver con la orientación espacial
  • Alternancia de días «buenos» y «malos » en el trabajo escolar, sin razón aparente.

Niños hasta 9 años

  • Particular dificultad para aprender a leer y escribir
  • Persistente tendencia a escribir los números en espejo o en dirección o orientación inadecuada.
  • Dificultad para distinguir la izquierda de la derecha.
  • Dificultad de aprender el alfabeto y las tablas de multiplicar y en general para retener secuencias, como por ejemplo los días de la semana, los dedos de la mano, los meses del año.

Niños entre 9 y 12 años

  • Continuos errores en lectura, lagunas en comprensión lectora.
  • Forma extraña de escribir, por ejemplo, con omisiones de letras o alteraciones del orden de las mismas.
  • Desorganización en casa y en la escuela.
  • Dificultad para copiar cuidadosamente en la pizarra y en el cuaderno.
  • Dificultad para seguir instrucciones orales.
  • Aumento de la falta de autoconfianza y aumento de la frustración.

Niños de 12 años en adelante.

También te puede interesar:

1 Response

  1. patricia gallegos dice:

    hola soy profesora podrían enviar estrategias como trabajar estas dificultades, soy profesora diferencial y me gustaría ver como trabajar escritura en carro y escritura al revés.
    .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.