Cuadro comparativo entre Autismo y Asperger

Cuadros comparativos entre Autismo y Asperger

Diferencias entre niños con AUTISMO Y ASPERGER

Frecuentemente se confunde el autismo con el Síndrome de Asperger, por eso hoy te queremos dar algunas pautas para que sepas en qué consiste cada trastorno, qué síntomas tiene y qué diferencias hay entre autismo y asperger.

La confusión deriva de que el Síndrome de Asperger forma parte de los llamados Trastornos del Espectro Autista, pero no son lo mismo, el Asperger es una de las variantes del autismo.

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El niño que padece Síndrome de Asperger tiene un aspecto normal (en algunos casos superior a la media) y una inteligencia normal, suele destacar por alguna habilidad especial y tiene problemas para relacionarse con otras personas. La discapacidad que tienen los niños que padecen este síndrome no es evidente solo en el entorno social.

Las características esenciales de un niño o niña que padece Asperger son las siguientes:

  • Tiene mejores relaciones con adultos que con niños o niñas de su misma edad.
  • No le gusta el contacto con otras personas.
  • Prefiere jugar solo o sola.
  • No le interesan los deportes en equipo como el fútbol o el baloncesto.
  • No tolera la frustración.
  • No siente empatía hacia los demás.
  • Es muy sincero/a.
  • Interpreta literalmente lo que se le dice.
  • Tiene dificultades para entender una conversación que dure mucho tiempo.
  • Su memoria es muy buena y puede recordar una gran cantidad de datos.
  • Su sentido del humor es diferente.
  • Puede tener problemas a la hora de escribir o de vestirse.

En algunas ocasiones a los niños con Síndrome de Asperger se les llamaba autistas de alto rendimiento.

¿En qué consiste el autismo?

El autismo es un trastorno neurológico que dura toda la vida. Un niño con autismo tiene dificultades para relacionarse y comunicarse con otras personas y realiza comportamientos de forma repetitiva. Los síntomas pueden ser desde leves a severos.

En algunos casos los padres detectan que el niño es diferente desde su nacimiento y en otros comienzan a ver que ocurre algo a media que el niño se desarrolla. Las causas del autismo no se conocen, pero se piensa que puede tener relación con un cambio en los genes.

En general los síntomas del autismo suelen ser problemas en la comunicación, tanto verbal como no verbal, problemas en las relaciones sociales y realización de actividades monótonas y limitadas.

Las diferencias entre el autismo y el Asperger

En base a la descripción de ambos trastornos se llega a la conclusión de que son muy parecidos. Sin embargo, se pueden destacar algunas diferencias que son las siguientes:

  • El autismo se manifiesta de forma evidente durante los 3 primeros años de vida del niño, sin embargo el Síndrome de Asperger no es tan evidente puesto que la capacidad intelectual de un niño con Asperger puede ser superior a la media.
  • Los niños con autismo tienen problemas con el lenguaje, sin embargo, los que padecen Asperger tienen un gran vocabulario y hablan perfectamente.
  • En cuanto al movimiento los niños con autismo suelen mover las manos como en un aleteo o balancearse, mientras que los niños con Asperger no tienen esos problemas, pero pueden tener falta de coordinación.

Sin embargo, cada niño con autismo o Asperger es un mundo y puede tener características muy diferentes, por lo que se deberá prestar mucha atención a sus diferencias de cara a su tratamiento.

Fuente: https://www.universidadviu.es/

También te puede interesar:

3 Responses

  1. Claudia Vergara dice:

    Muy bueno el informe. Ahora si alcanzo a entender y diferenciar ambos conceptos; en la docencia nos sirve de mucho. Me gustaría me recomienden bibliográfia que trate sobre como abordar pedagogicamente las tareas. Gracias.

  2. Angélica Martillo dice:

    Gracias por la información

  3. Estimado Antonio, Soy Andrés de Chile, me dirijo con todo respeto para solicitar la revisión del contenido de este artículo, ya que, según el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales DSM-V, se encuentra obsoleto. Sin embargo, lo peor de todo, es que sus descripciones están absolutamente refutadas en los nuevos estudios, que eliminan el diagnóstico tanto de «autismo» como de «síndrome de asperger», fusionando ambos en un solo diagnóstico denominado «Trastorno del Espectro Autista (TEA)».

    Peor aún, es que las gráficas que acá se muestran, son muy llamativas pero obsoletas en su contenido, por lo indicado y citado en el párrafo anterior.

    No puede ser que, la dificultad social que poseen las personas con TEA, producto y consecuencia del trastorno neurológico en la comunicación que poseen las personas con esta condición, sea interpretada en el cuadro comparativo, específicamente en el punto 6., como; cito textual, «No desean tener amigos». Lo anterior sin citar ningún estudio, hoy en día es reemplazado por (hago redacción propia); «Tienen dificultades para establecer relaciones de amistad, quieren tener amigos pero les es dificultoso, se ven limitados o se autolimitan. A menudo, lo anterior se agrava al no existir conciencia social del sujeto con rasgos conductuales TEA, generando la sensación de rechazo en él, por ser considerado muy extraño su bajo nivel de comunicación verbal, su timidez e incluso la sensación de miedo del sujeto TEA por ser distinto o querer igualar a la masa de pares neurotípicos (NT)».

    La masa de sujetos neurotípicos, debe aprender y ser capacitada para reconocer en las personas, los rasgos de conductas que están en el espectro autista. Producto del reconocimiento anterior, la masa de sujetos neurotípicos que componen la sociedad, debe ser entrenada para «INVITAR», cuantas veces sea necesaria, con actitud de inclusión y respeto al sujeto TEA, a las actividades de «estímulo/respuesta» cotidianas entre pares, según nivel de desarrollo (juegos, conversaciones, actividades sociales, actividades masivas, bailes, relaciones sentimentales de pareja, etc.).

    No es posible que en las imágenes gráficas de este articulo, se siga aseverando que, en sujetos diagnosticados con autismo el coeficiente intelectual esté por debajo de la media y sobre la media en síndrome de asperger, o que atribuyen problemas motrices a sujetos de ambos diagnósticos, cuando hoy tenemos deportistas en ambos casos y niveles de inteligencia diferenciados hasta en neurotípicos (NT).

    No quiero ser abrumador, solo reiterar la solicitud de revisión y reemplazo de este articulo por conclusiones descriptivas actuales, basadas en estudios nuevos y consecuentes con la investigación y el desarrollo del DSM y la Asociación Psiquiátrica norteamericana y mundial.

    Muy atte.

    Andrés Villacura
    Ingeniero Comercial M/Informática
    Prof. Departamento Contabilidad
    LICEO CIET TALCA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *