Dinámicas para trabajar las emociones en niños con síndrome de Asperger

Dinámicas para trabajar las emociones en niños con síndrome de Asperger

Actividades para familiarizarse con las emociones

Con esta actividad y la siguiente, se pretende familiarizar al niño con las emociones básicas así como con su concepto. Por otro lado, también se quiere establecer las asociaciones entre los rasgos faciales de la cara y éstas. Por último, se pretende que el niño sepa identificar las emociones básicas emocionales.

1. ¿Qué emoción es?

Procedimiento: Nos situaremos frente al niño y le iremos mostrando diferentes pictogramas que muestran emociones básicas como la alegría y la tristeza, entre otras. Cada vez que presentemos uno de ellos, iremos diciéndole la emoción que le corresponde para que el niño identifique el concepto a la imagen.

Es importante que le describamos la emoción y algunos de sus rasgos faciales. A medida que avance la sesión, intentaremos que sea éste quien nos dé el pictograma cuando nombremos una emoción.

Materiales: Pictogramas o imágenes sobre personas que están mostrando de algún modo emociones básicas como: la alegría, el miedo, la tristeza…

2. Jugamos con Mister Potato

Procedimiento: Crearemos un Potato a partir de papel de periódico y cola mezclada con agua, para después pintarlo como queramos. Éste será complementado con diferentes rasgos faciales asociados a distintos emociones que se compondrán de cejas, ojos, nariz y boca. Para que sea mucho más fácil trabajar con este muñeco, le pondremos velcro tanto al muñeco como a los rasgos faciales plastificados.

De este modo, en un primer momento seremos nosotros los que vayamos mostrando las emociones al niño con las distintas partes de la cara. Después, le nombraremos una emoción y el irá jugando con las tarjetas. Por ejemplo, si queremos una cara contenta, le pondremos unas cejas, ojos y boca que correspondan a dicha emoción.

Materiales: podemos utilizar los pictogramas que hemos usado en la actividad anterior para realizar esta actividad, aunque es aconsejable que las hagamos nosotros con el fin de que se puedan pegar e intercambiar con el velcro.

Por otro lado, para crear el muñeco lo ideal es que utilicemos: globo, cola, agua, pincel, pintura marrón, periódico, cartulina, pegamento y velcro.

Actividades para identificar las emociones básicas

Con las actividades 3 y 4 que presentamos a continuación, el niño podrá identificar las emociones básicas a través de los rasgos faciales. Por otro lado, también se conseguirá que asocie las emociones y que describa situaciones en las que se produzcan estas habilidades emocionales.

3. Jugamos al tres en raya

Procedimiento: Haremos un juego parecido al tres en raya original, pero en este caso basado en las emociones. Esta actividad se puede realizar no sólo con el niño con asperger sino también con la clase en general. Para ello, el niño tendrá que conocer cuál es el sentimiento que corresponde y relacionarlo con sus iguales.

En primer lugar, haremos que nos nombre las emociones que aparecen en las fichas y después comenzaremos a jugar respetando las reglas del juego. Se puede ir estableciendo distintos turnos para que se relacione con los demás niños.

Material: Tres en raya y fichas en las que aparezcan las diferentes emociones que se quiere trabajar.

4. ¿Cómo me siento?

Procedimiento: para realizar este juego partiremos del ¿Quién es quién? y realizaremos tarjetas con caras que muestren distintas emociones. Primero, comentaremos algunas circunstancias o características de las emociones, como por ejemplo cuando estas contento, enfadado, triste, etc.

Después, el niño podrá jugar por parejas con algunos compañeros de clase. Es importante explicarle que tiene que recordar cuál es la emoción que tiene y que no puede comentársela a su compañero. Irán estableciéndose turnos de intervención entre ellos hasta que consigan averiguarla.

Material: Pictogramas de emociones.

5. Twister de las emociones

Procedimiento: esta actividad está pensada para que el niño la haga con cuatro o cinco compañeros más. Se basa en el juego original, solo que en nuestro caso no serán colores sino emociones acompañadas de dos dados. En uno habrá representadas o las manos o las piernas y en otro las emociones.

En un primer momento jugaremos sólo con las distintas emociones como si fuera el juego original. Es decir, iremos tirando los distintos dados y aparecerá dependiendo de lo que vaya saliendo en los dados mientras jugamos.

Una vez que hemos terminado, le pondremos al niño distintas canciones que le hagan sentir sentimientos diferentes, de modo que pueda no solo reconocerlos sino también interiorizarlos. A continuación, tendrá que verbalizar lo que las canciones le han hecho sentir.

Para seguir jugando, quitaremos el dado de las emociones y dejaremos solo el de las partes del cuerpo. De este modo, pondremos al niño una canción de las que han escuchado anteriormente y tirará el dado teniendo que colocar mano o pierna en el sentimiento que le produzca la canción.

Materiales: Twister de las emociones. En el caso de que no tengamos este juego lo podremos crear con cartulinas y dibujos.

Actividades para expresar emociones

Con las dos actividades siguientes, se intenta desarrollar en el alumno la capacidad de expresar sus emociones básicas. Por otro lado, también se pretende ofrecerle la posibilidad de poder dar a conocer sus emociones básicas.

6. Creamos un libro de emociones

Procedimiento: para llevar a cabo esta sesión, el alumno creará un libro personalizado, utilizando cartulinas que decorará a su gusto. En la portada del libro podrá aparecer escrito su nombre y un título que refleje lo que va a contener en su interior.

Este libro lo que pretende es recoger las emociones sentidas por el niño en su vida diaria. Por ello, para asegurarnos de que este objetivo se cumple, se formularán preguntas concretas escritas en un folio que posteriormente se le dará al niño.

Para hacer más efectiva esta actividad, el niño deberá de acompañar sus respuestas con un dibujo de las emociones que ha ido sintiendo.

Materiales: cartulinas, lápices de colores, tijeras y pegamento.

Actividades para controlar las emociones

Con estas actividades, los niños podrán ser capaces de controlar las emociones básicas en cada momento. También se les enseñará a saber diferenciar las emociones que siente en cada momento y controlar su comportamiento.

7. Construimos un semáforo

Procedimiento: se fabricará con cartulinas. Sobre una cartulina negra se colocarán tres círculos, uno rojo, otro amarillo y otro verde. También se hará una cruz negra, que llevará por detrás un velcro, al igual que lo llevarán cada uno de los círculos, para poder pegarse en ellos, según como se encuentre en ese momento el niño.

Este semáforo nos ayudará a conocer como está el alumno en cada momento. Junto con la creación de éste, se realizará además una guía que explique el significado de cada color. El color rojo indica parar, para cuando no pueda controlar las emociones como la rabia o el enfado.

Posteriormente, el color que va es el amarillo, aquí lo que queremos es hacer consciente al niño de que es el momento de pensar y recapacitar sobre el problema que tenemos y por el cual nos hemos parado (color rojo).

Una vez que nos hemos parado (color rojo) y hemos pensado sobre el problema (color amarillo) llegamos al color verde. Este color se ha asignado al hecho de buscar una solución al problema que presenta el niño. Por lo que, cuando se encuentre en este punto intentará reflexionar sobre la mejor solución que se le puede dar.

Materiales: Cartulinas de colores, lápices de colores, pegamento, tijeras y velcro.

8. Clasificamos comportamientos

Procedimiento: En la segunda actividad, se va a crear un tablero con diferentes acciones. De estas acciones el niño tendrá que catalogar las que crea que son buenas acciones y las que crea que no son adecuadas.

Éstas estarán relacionadas con cosas que puedan pasar dentro del colegio, desde el aula con sus compañeros, hasta cosas que puedan ocurrir en el patio a la hora del recreo. Como por ejemplo: comparto cosas con mis compañeros, no obedezco las indicaciones del profesor etc.

Materiales: Cartulinas de colores, lápices de colores, pegamento y tijeras.

Actividad para identificar emociones en personajes animados

Con esta actividad se pretende que el niño sepa identificar las emociones de cada uno de los personajes que aparecen tanto en el cuento como en cualquier historia o película. Por otro lado, también se pretende motivar al niño la empatía haciéndole preguntas para que se ponga en la situación de cada uno de ellos.

9. Leemos un cuento

Procedimiento: En esta sesión en la clase se procederá a la lectura de un cuento. La particularidad de este cuento se basa en que todos los personajes a lo largo del desarrollo de la historia tienen diferentes emociones. La idea está en que el niño comprenda y reconozca las emociones de los demás desde este punto de vista.

Una vez visto el cuento, se van a dar una serie de preguntas relacionadas con las emociones de los personajes. Con la contestación a estas preguntas, el alumno tendrá que pensar y ponerse en el lugar de esas personas.

Dado que el niño ya conoce como se trabaja con el semáforo, practicará esta técnica con los personajes del cuento, identificado a cada uno con el color que él crea que se asemeja y su emoción.

Material: semáforo y cuento.

Fuente: https://www.lifeder.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies