Cuando iniciarse en las tareas domésticas los niñ@ con y sin TDAH

¿Qué tareas domésticas pueden realizar los hij@s de forma autónoma de acuerdo a las edades y su proceso de neurodesarrollo?

De 2 a 3 años: En esta etapa crucial del neurodesarollo los niñ@s adquieren autonomía y dominio de las funciones motoras conscientes de su organismo. Comienza el dominio del lenguaje y con él el aprender a comprender el mundo que les rodea. En esta etapa se convierten en pequeños ayudantes de los padres en las tareas sencillas.

  • poner la ropa sucia en el cesto.
  • colocar sus juguetes en su lugar (caja de juguetes y muñecos).
  • colocar objetos en estanterías.
  • ayudar a limpiar algo derramado (elemento inocuo).

De 4 a 7 años: En esta etapa del neurodesarrollo predomina el progresivo dominio del lenguaje y con él, la evolución del pensamiento, la comprensión del entorno y la sociabilidad. Los niñ@s ya son capaces de discernir lo que es su espacio y sus cosas de las del resto de la casa. Pueden hacer tareas sencillas solos con supervisión. 

  • hacer su cama.
  • meter los materiales escolares en la mochila.
  • recoger la mesa del desayuno o la comida (platos, vasos, cubiertos, servilleta…) y meterlo en el lavavajillas.
  • barrer.
  • llenar los comederos y bebederos de los animales domésticos.

De 8 a 10 años: En esta etapa predomina el desarrollo del pensamiento formal, dominio del lenguaje, mejora la comprensión del entorno y se adquieren nuevos conocimientos basados en la lógica de lo concreto. Los niñ@s ya son capaces de entender las relaciones complejas de acción-consecuencia y la importancia del mantenimiento del orden y la planificación. También es aquí cuando el niño comprende mejor su rol en el hogar como un miembro colaborador autónomo más.  

  • levantarse solos con el despertador.
  • sacar la basura.
  • ayudar a limpiar la mascota.
  • recoger su ropa y  su habitación.
  • prepararse su desayuno.
  • poner la mesa.
  • lavar los platos.
  • pasar el aspirador.
  • fregar el suelo (fregona).

De 11 a 15 años: En la adolescencia se desarrolla la identidad y la capacidad analítica, es la etapa en la que se aprende el pensamiento crítico que nos prepara para la vida adulta. Los adolescentes deben asumir que su posición es importante de cara al desarrollo y enseñanza de sus hermanos pequeños y por ello tienen una responsabilidad como actores modelo. Los adolescentes tienden a explorar los límites retando a sus padres o bien tendiendo a imitar sus conductas. En la adolescencia  ya empiezan a tener un control consciente total sobre sus acciones y resposnabilidades, y es por ello que se les debe exigir su cumplimiento y las consecuencia de no hacerlo o hacerlo negligentemente.

*11 – 13 años:

  • higiene personal completa.
  • levantarse y acostarse a una hora determinada sin necesidad de supervisión.
  • enseñar a su(s) herman@(s) pequeños a hacer las tareas.
  • llevar su agenda de deberes, trabajos y exámenes al día.
  • ayudar a cocinar (pinche de cocina).
  • sacar a pasear al perro.
  • mantener ordenada su habitación diariamente.
  • limpiar su habitación.
  • cortar el césped.

*14-15 años:

  • echar la ropa en el cesto de la ropa sucia o bien tener su propio cesto de ropa sucia.
  • poner una lavadora.
  • tender la ropa.
  • lavar el coche.
  • hacer la compra.
  • lavar a la mascota (gato, perro).
  • prepararse comidas.
  • tener un teléfono móvil (en el caso de no ser responsable se retirará).
  • usar medios de transporte solo.

No debemos olvidar que para los hij@s es mucho más sencillo que «nos hagan» las tareas que hacerlas nosotros mismos, y no podemos pedir que los niños hagan algo que no hacemos nosotros, es decir, como siempre, debemos ser un ejemplo para ellos. Por ejemplo, si los padres piden colaboración para poner y quietar la mesa a un niño de 7 años, pero él ve que papá o mamá nunca lo ha hecho, indudablemente puede cuestionarse el por qué él va a tener que hacer algo que quien se lo está pidiendo nunca ha hecho.

Cuando todos los miembros partcipan activamente de la dinámica del hogar se reducen las tensiones, y el clima familiar se vuelve más armónico.

fuente: https://www.fundacioncadah.org/

You may also like...

2 Responses

  1. Raul H. Claros dice:

    Muy buena informacion…….agradezco mucho su aporte tengo mi hijo con TDH y esta información me ayudará con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies