Síntomas del síndrome de Burnout; mamás y papás agotados; SOLUCIONES Y CONSEJOS

Síntomas del síndrome de Burnout; mamás y papás agotados; SOLUCIONES Y CONSEJOS

 

El Síndrome de Burnout, también llamado “síndrome de desgaste profesional”, se trata de “una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido”. (Wikipedia)

Este síndrome es una respuesta del organismo cuando se le ha sometido a un periodo de estrés intenso y prolongado, tanto físico como emocional. Es un problema común en los profesionales que trabajan en contacto directo con las personas en situaciones de gran tensión como médicos, enfermeras, agentes de policía, psicólogos.

El Síndrome de Burnout provoca una serie de síntomas que se pueden confundir fácilmente con otras enfermedades y los más comunes son dolores de cabeza recurrentes, insomnio, fatiga intensa y dificultades gastrointestinales. Además se pueden presentar algunos emocionales como ansiedad, depresión, irritabilidad y distanciamiento afectivo, por lo que la persona se siente agobiada y cansada.

El Síndrome de Burnout, también llamado “síndrome de desgaste profesional” también se ha aplicado a la maternidad e incluso en la paternidad. La psicóloga Violaine Guéritault autora del libro “El cansancio emocional y físico de las madres”, habla sobre el “burnout materno” después de haberlo vivido ella misma.

Esta situación es cada vez más común ya que muchas mujeres y hombres sienten la presión de acompañar a sus hijos a todas sus actividades, lo que acelera aún más el agotamiento e incrementa el estrés. Además, los padres sobreprotectores tienen mayor riesgo de desarrollar depresión.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Los síntomas pueden ser confundidos con los de cualquier enfermedad y no se les suele dar mayor importancia. Son manifestaciones del organismo sometido a una situación de estrés crónica como:

Síntomas psicosomáticos

  • Dolores musculares
  • Cefaleas recurrentes
  • Trastornos gastrointestinales
  • Insomnio
  • Cansancio

Síntomas emocionales

  • Aislamiento del entorno o problemas de relación
  • Sensación de soledad
  • Distanciamiento afectivo
  • Sensación de frustración
  • Ansiedad
  • Desgano
  • Ganas de llorar

Recomendaciones para superarlo

 

  • Ser madre sin duda es una de las mejores profesiones del mundo aunque, a veces, puede ser una tarea agotadora. La mayoría dedicamos nuestro día a otros: hijos, pareja, casa, trabajo, obligaciones, etc. Y hasta que no llegamos al límite no percibimos que nos estamos olvidando de un factor esencial para poner la maquinaria en acción: nosotras mismas. No esperes a estar agotada y pon en práctica HOY algunos de estos consejos.
  • Tómate un respiro

    Es necesario, imprescindible y hasta obligatorio tomar unos minutos al día. Que sean 10, 15 o más depende de ti. La vida apresurada, los horarios y las jornadas que parecen cada vez más cortas nos hacen vivir cada vez más deprisa, y, cuando tenemos un momento de respiro, seguro lo utilizamos para sacar la ropa de la lavadora. No. Ahórrate la tentación y usa esos minutos para tomar un té sin pensar en nada, para darte una ducha con unas gotitas de algún aceite esencial o para leer algo en Internet. O simplemente para respirar en silencio.

  • Descansa y aliméntate bien

    Mantener el cuerpo sano es tan importante para ser madre como para la vida, pero no alcanza con no enfermarte. También debes procurar contar con las energías para afrontar todas las demandas diarias que requieren un esfuerzo extra. Tengo una amiga que en cierta etapa de su maternidad se encontraba muy desbordada y le costaba mucho mantener la paciencia con sus hijos, luego de enfocarse en descansar bien y que su médico le recetara unas vitaminas, logró recomponerse y disfrutar el día a día.

  • Busca una pasión

    La intención es remarcar que no te olvides de ti misma. Antes de ser mamá y de que “tu tiempo” perteneciera a otros, probablemente tenías alguna actividad que te hacia feliz. ¡Recupérala! Y si no es posible, busca otra; y si no la tenías, es hora de buscarla …pero no te quedes sin apasionarte. ¿Piensas que no tienes tiempo? busca algo que puedas hacer cada 15 días o una vez al mes. Alimentar tu espíritu es tan importante como alimentar tu cuerpo. Si tú estás feliz, tus hijos lo estarán. Si ellos ven que, además de los espacios familiares, posees tu propio espacio de disfrute, ellos aprenderán que está bien tenerlo. No es egoísmo. Aprende a lidiar con tu culpa.

  • Aprende a lidiar con tu culpa

    ¿Suena repetitivo? Es porque lo es. Algunas somos más culposas que otras. Unas porque trabajan, otras porque se dedican de tiempo completo a la crianza y se sienten culpables cuando están agotadas. Habrá más motivos, pero entiende que no es un sentimiento que te hace bien ni te ayuda a tomar las mejores decisiones. El amor debería ser el sentimiento que prime en tu familia. Deja la culpa para casos más importantes y donde realmente cuadre.

  • Aprende a pedir ayuda

    No te hace ni mejor ni peor persona y en la incesante labor de criar hijos una ayuda alguna vez es necesaria. No esperes a que ocurran imprevistos para entrenarte en esto. Aprende a delegar en aquellas cosas que te resultan más engorrosas o más difíciles. No trates de ser la súper mamá a costa de tu salud o tu energía porque vas a salir perdiendo y seguramente tus hijos más.

  • No descuides a tus amigas, familiares, seres queridos

    Emocionalmente ellos ocupan un rol importante en tu vida, el día que necesites hablar, descargar o dormir una siesta vas a poder contar con ellos. Además, está comprobado científicamente que la amistad ayuda a liberar las endorfinas que mantienen nuestro cuerpo saludable. Así que cada vez que puedas, date una escapada para pasar una horita con alguna amiga, y si no, alcanzará con un llamado telefónico para reír un rato.

  • No te olvides de tu pareja

    Si estás en pareja, esto de ser una familia y trabajar en equipo ocupa demasiado tiempo. Tanto, que a veces nos olvidamos que empezamos siendo pareja y que mantener y consolidar el amor también es necesario. Por eso inventa, crea, busca la manera de no perder la conexión. Algunas ocasiones resultarán más fáciles que otras, pero no dejes de intentarlo.

  • Sé tú la dueña de las rutinas

    Sobre todo a la noche. No dejes en manos de tus hijos el manejo del tiempo. Encárgate todos los días de hacerlas cumplir, de forma que se acomoden a tu ritmo. Las rutinas son una contención para que tus hijos anticipen su día, pero también son necesarias para anticipar el tuyo. Sobre todo, no dejes que ellos marquen el horario para ir a dormir porque, cuando estés agotada, va a ser una batalla que no vas a poder librar. Además, las rutinas nos sirven para poner piloto automático las veces que hay poca energía.

  • También sé flexible

    Puede sonar contradictorio por lo que comenté de la rutina, pero no lo es. A veces también hay que ser flexible. Por ejemplo, si los llamas a comer y en ese momento el juego se ha vuelto tan divertido que no pueden parar, en lugar de enfadarte porque no responden a tu llamado date el permiso de plegarte a su juego o quédate observándolos. Comerán más tarde o apurados, pero seguramente todos saldrán más enriquecidos que con un plato de comida.

  • Disfruta la maternidad

    Tus hijos son tu tesoro y ser madre es para siempre, pero la infancia de tus hijos es ahora y va a ocurrir una sola vez en tu vida. No te la pierdas. No dejes que las obligaciones, las autoexigencias o el cansancio te quiten ese privilegio. Cuando sientas que no estás disfrutando toma cartas en el asunto porque con seguridad hay algo que modificar.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies