Los celos infantiles consejos prácticos para afrontar este problema

Los celos infantiles consejos prácticos para afrontar este problema

.

Los celos pueden definirse como un estado subjetivo caracterizado por una sensación de frustración al creer que ya no somos correspondidos emocionalmente por las personas queridas (padres, parejas…) o, al menos, con la intensidad y frecuencia que deseamos o necesitamos.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

«…cuando se comparte dinero, queda la mitad del dinero; cuando se comparte conocimiento, queda el DOBLE»

Muchas son las causas que pueden disparar los celos. En la infancia es habitual la aparición de celos tras el nacimiento de un hermanito. En cierto modo, el niño se protege y reclama seguir teniendo la misma atención que se le dispensaba antes y que ahora tiene que ser compartida. Por tanto, puede tener un cierto valor adaptativo. No obstante, en muchas ocasiones, la respuesta de celos es exagerada, prolongada en el tiempo y cursa con gran malestar y deterioro en las relaciones familiares. Es, en estos casos, cuando la ayuda profesional es imprescindible.

Como se ha dicho, en todos los episodios de celos hay una experiencia subjetiva de malestar emocional y frustración independientemente de los hechos que la provoquen y perpetúen. Estas causas pueden, a su vez, ser reales y obedecer a hechos objetivos, o irreales (imaginadas o inventadas) en cuyo caso podríamos estar ante un trastorno clínico.

Normalmente, la respuesta del niño o persona que padece los celos, cursa con envidia y resentimiento hacia la persona intrusa que se percibe como un rival para compartir el mismo espacio afectivo.

Los celos llevan además implícitos un proceso de distorsión cognitiva acerca de los hechos objetivos, los sentimientos de los otros, las consecuencias futuras y, en definitiva, de la percepción de la realidad. Esto añade más carga negativa pudiendo incrementar en el niño una baja autoestima, cuadros de ansiedad o miedos pero también conductas desadaptadas como más adelante se expone.

Una vez identificados los celos, los padres y demás familiares relevantes deberán consensuar una estrategia común para ayudar al niño.
A nivel general exponemos una serie de orientaciones para minimizar las conductas celosas entre hermanos:

  • Es fundamental establecer un equilibrio en el trato a los diferentes hermanos de forma que no haya un trato de preferencia hacia ninguno de ellos ni se establezcan comparaciones.
  • Siempre es más eficaz alabar los aspectos positivos que recriminarle los negativos.
  • Delante conductas celosas (rabietas, desobediencia, negativismo, etc…) puede aplicarse la retirada de atención o alguna de las técnicas conductuales que se utilizan en la modificación de conducta. Si los celos suponen un reclamo de atención emocional, debemos ser capaces de dársela contingentemente a las conductas deseadas o positivas, nunca tras los episodios de celos.
  • Aumentar el tiempo en actividades y juegos de toda la familia es buen método para mejorar la comunicación y estrechar lazos.
  • Responder con tranquilidad a los episodios celosos, sin estridencias ni recriminaciones, comunicarle al niño nuestra decepción por su comportamiento y dejar de prestarle atención. Posteriormente cuando se tranquilice y, según la edad, podemos intentar razonar lo ocurrido y darle la atención emocional. No obstante, “razonar” con el niño celoso (aunque tenga edad suficiente para comprender nuestros argumentos) no funcionará siempre. Debemos entender sus conductas como síntoma de un malestar y no desde la perspectiva adulta.
  • Cuando los celos son del hermano mayor hacia otro de edad inferior puede resultar útil irle recordando de forma sutil las ventajas y “privilegios” que tiene al ser mayor (por ejemplo: acostarse más tarde o poder realizar ciertas actividades). También, para los niños a partir de los 3/4 años aproximadamente puede ser útil darles cierto protagonismo respecto a los cuidados hacia el hermano pequeño y la importancia de su ayuda para la familia. A estas edades puede ser insoportable perder todo el protagonismo debido al recién llegado. Es frecuente que las diferentes personas y familiares que visitan al bebé le dediquen una atención casi exclusiva quedando en segundo término el hermano y acrecentando sus celos.
  • La relación entre hermanos tiene su propio ciclo de desarrollo. Si el clima familiar es emocionalmente estable y equilibrado, los celos puntuales, normalmente son superados y no presentan mayores problemas.

  • EXPRESIONES DE LOS CELOS

    • Los niñ@s manifestan los celos a través de los cambios de su conducta:
    • Se vuelven desobedientes, rebeldes y pueden morder y/o golpear a su hermanit@.
    • Otros se sienten tristes, débiles, se niegan a comer, a jugar, se vuelven llorones y dependientes de la mamá.
    • Suele producirse algún retroceso en su desarrollo (mojan la cama, se chupan el dedo y utilizan un lenguaje más infantil).

    PAUTAS EDUCATIVAS

    • Determinar el origen de los celos.
    • Crear un ambiente familiar y escolar de aceptación y respeto.
    • Acordar pautas comunes por parte de todos los adultos que rodean al niñ@:
      • Alabar los éxitos.
      • Reconocer el sentimiento de los celos como algo natural.
      • Aceptar las conductas de retroceso en su desarrollo.
      • Trasmitirle amor incondicional.
      • Ofrecerle la oportunidad para expresar su malestar.
      • Favorecer el contacto con los demás niñ@s de su edad.
      • Preparar al niñ@ ante la llegada de un nuevo herman@.
      • No hagáis comparaciones entre los niñ@s.
      • Establecer reglas, independientemente de la edad de los niñ@s.
      • Asignar responsabilidades para cada uno de ellos.
      • Reforzar la cooperación entre ellos.
      • Evitar los insultos entre ellos y las descalificaciones.
    Y ANTE LA LLEGADA DE UN NUEVO HERMAN@…
    • Resaltar la importancia de tener herman@s y lo positivo que conlleva.
    • Evitar frases que recriminen sus acciones: “No lo toques”, “Aléjate que no me fío de ti”
    • Elogiar todo acercamiento del niñ@ al bebé.
    • Involucrar al niñ@ en las tareas del cuidado del bebé.
    • Valorar al niñ@ delante de familiares y visitas.
    • Evitar comparaciones entre los dos y resaltar lo bueno de cada uno.
    • Dedicar tiempo en exclusiva para el niñ@, en el que compartáis aficiones, diversiones e intereses.

    DESCARGA LAS

    ORIENTACIONES SOBRE LOS CELOS INFANTILES

You may also like...

1 Response

  1. Hortensia dice:

    Muy interesante las pautas y consejos, podrían publicar algo sobre las mentiras en la adolecencia
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies