El método del “bolígrafo verde” REFUERZO +

El método del bolígrafo verde REFUERZO +

Este nuevo método consiste en resaltar los aciertos de tu hijo en su aprendizaje, motivando al menor, para poder conseguir mayores éxitos en su proceso educativo.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pero… ¿En qué consiste este método?

Este método es realmente fácil de llevar a la práctica, ya que solo se necesita un simple bolígrafo verde. Estamos acostumbrados a que, en el colegio, o en casa, cuando erramos en algunos de los ejercicios o tareas que tenemos que hacer, nos marcan los errores con un “bolígrafo rojo”, recordando solo los errores, marcamos y acostumbrándonos a solo recalcar nuestros errores. En cambio este método realiza justamente lo contrario, marcando en verde los aciertos que el niño ha tenido, de este modo se consigue reforzar una conducta y unos conocimientos positivos para el menor.

Este método, se basa en la teoría del condicionamiento operante, la cual explica que un individuo tiene más posibilidades de repetir una conducta si que conllevan una consecuencia positiva, aplicado a este caso diríamos que es más probable que el menor vuelva a realizar esa conducta, realizar correctamente el ejercicio, que en caso de aplicar otro tipo de método evaluativo. En cambio, si al menor, se le refuerza negativamente, la utilización del bolígrafo rojo, es más probable que este, tenga una actitud negativa hacia el aprendizaje.

Boli rojo vs boli verde

Esto último, nos crea un nuevo dilema sobre la utilización del método más tradicional y utilizado en el mundo, el del bolígrafo rojo, ya que este puede provocar rechazo hacia el aprendizaje, como está ocurriendo en la actualidad, en la cual, la mayoría de las personas (entre las que me encuentro yo mismo), tengan una actitud negativa hacia los estudios. Esta actitud se debe obviamente a varios motivos, no todo depende del malísimo bolígrafo rojo, pero sí que podemos ver cómo al utilizar un método de evaluación en la que se “castiga” los errores, el aprendizaje es mucho más lento y dificultoso para el estudiante en cuestión.

Muchas veces me pregunto si, en lugar de castigar los errores, lo que hiciéramos es premiar los aciertos, provocaría un aumento de las ganas que tienen los menores de aprender más. Claro que esto es muy complicado de llevar a cabo, ya que, para eso sería necesario tener dos grupos idénticos con los que poder llevar a cabo este experimento, en los que uno de ellos se les aplicaría una técnica, y al otro grupo la otra técnica. Lo cual sería algo casi imposible.

Conclusión

En conclusión, esta técnica de educación, en la que se refuerza los aspectos positivos del trabajo, en lugar de castigar los negativos, puede ser muy eficiente en términos de tiempo, consiguiendo mejores resultados en menos tiempo, y mejorando las ganas de que los alumnos realicen las tareas, mejorando sus conocimientos y las ganas de aprender que estos tienen.

CINCO VENTAJAS DE EDUCAR MEDIANTE EL REFUERZO POSITIVO

Puedes aplicar la teoría del refuerzo positivo en casa en múltiples ocasiones: con los deberes de tus hijos, las labores que realizan en casa, su comportamiento en diferentes momentos o circunstancias, su modo de reaccionar ante los problemas… Para ello, solo debes recordar fijarte en lo positivo y no limitarte a destacar los errores, fallos o comportamientos inadecuados de tu hijo. No es necesario que recurras a premios o recompensas materiales: reconoce sus buenas actitudes con tu atención y tus elogios. Con esta sencilla actitud aprovecharás los beneficios del refuerzo positivo en el niño. Entre otras ventajas, este método:

1. Afianza los conocimientos. Cuando marcaba los símbolos que hacía bien, la madre del bolígrafo verde estaba dirigiendo la mirada de su hija hacia ellos y la ayudaba a fijarlos mejor en su mente, como una fotografía. Con el refuerzo positivo ayudas al niño a recordar lo que está bien, ya sea un símbolo, un contenido teórico de cualquier asignatura o una actitud. Esto contribuye a afianzar lo bueno o correcto y a desechar lo negativo o incorrecto.

2. Estimula el esfuerzo. Al sentir que se reconoce algo que ha hecho correctamente, el niño aprende a valorarlo y entiende que esforzarse por conseguir un buen resultado merece la pena. Así, incluso cuando ya haya dominado esa destreza, conocimiento o habilidad que hemos reforzado de forma positiva, aplicará la misma lógica del esfuerzo recompensado para el próximo reto que se le plantee.

3. Fomenta la receptividad. Si nos limitamos a criticar y destacar los fallos, el niño acabará perdiendo el interés y no prestará atención a indicaciones que solo le dicen lo que no debe hacer. En cambio, al incluir comentarios positivos y señalar lo que hace bien contribuiremos a que esté más receptivo y asimile mucho mejor cuál es el camino correcto para lograr más aciertos y menos errores.

4. Motiva y crea conductas. A través del reconocimiento de sus aciertos ofrecemos al niño un estímulo, despertamos su ilusión y sus ganas de actuar correctamente y hacer bien las cosas, ya sea un examen, una tarea en casa o un comportamiento social. El método del refuerzo positivo contribuirá a motivarle en busca del premio o aprobación pero, con el tiempo, creará una conducta, un hábito que formará parte de su personalidad. Así, el reconocimiento puntual y externo se verá sustituido por la propia satisfacción personal.

5. Mejora la autoestima. El refuerzo positivo no solo tiene ventajas en el ámbito escolar o educativo, sino que ejerce una influencia esencial en el plano psicológico y en el comportamiento. Al destacar lo que ha hecho bien ayudamos al niño a detectar sus fortalezas y mejorar su autoestima, evitamos el desánimo y la frustración y contribuimos a que construya una imagen de sí mismo real y positiva.

You may also like...

3 Responses

  1. María del Carmen Villar dice:

    Jubilada ya, conservo aún mi bolígrafo rojo; siempre expliqué el porqué a mis alumnos: los errores deben verse para aprender de ellos. Algunos colegas, e incluso directivos, me recriminaban esta metodología de corrección, pero hay que saber utilizarla para poder construir sobre el error. Los resultados obtenidos fueron excelentes.
    Bienvenido el bolígrafo verde; esperemos los resultados y seguiremos debatiendo los pro y los contra.

  2. Maria Luisa dice:

    Me parece estupendo reforzar los logros de los alumnos.

  3. Milly Rossell dice:

    Me gusta esta práctica porque estimula al niño al resaltar sus aciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies